26 jul. 2013

EDUCANDO



Foto: Graciela Muniz
La educación en nuestro país está atravesando por un momento de tensión y conflicto como respuesta a los recursos que se destinarían en la última Rendición de Cuentas, que se encuentra en estudio en el Parlamento, a la educación pública.

Los docentes reclaman media canasta básica como salario mínimo.

El gobierno por su parte, destaca la recuperación salarial que han obtenido los docentes en los últimos diez años. Según un informe realizado por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), en el año 2005 un docente primer grado percibía un salario nominal de 6.054 pesos por veinte horas semanales de trabajo, y para un docente grado cuatro por la misma cantidad de horas era de 6.838 pesos. En el año 2013 perciben 17.104 pesos y 19.972 pesos; lo que implica un incremento de 61,65% y 67,12%. Este aumento fue destacado por parte del presidente, José Mujica, quien reconoció que con 17.000 no se puede vivir, pero que los maestros trabajan solo cuatro horas quedándoles otras cuatro para desempeñarse en otro empleo.

Con relación a las declaraciones del presidente, Raquel Bruschera, dirigente de Ademu, manifestó que fueron poco felices; que en un momento se había reconocido que el trabajo de las maestras no era solo de cuatro horas pero que ahora parecía que se retrocedía en su reconocimiento.

Las maestras/os integrantes de la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu), que se encuentran movilizadas, han solicitado entrevistas personales con los legisladores, en busca de respuestas.

A este conflicto se sumó la cuestionada toma de licencia por parte del director de secundaria, Juan Pedro Tinetto, dada la situación que se vive en la educación.

Hasta ahora la interrogante sería de dónde sacar el recurso financiero para poder otorgarle, más de lo previsto, a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). Mientras, las agrupaciones gremiales, siguen tomando medidas.




Escribe: Graciela Muniz



Anuncios

Anuncios