18 oct. 2014

Marcha y más marcha


El pasado jueves se realizó una marcha, desde la Universidad de la República hasta la plaza Independencia, en contra de la propuesta de la baja de la edad de imputabilidad, en la que habrían participado unas 50.000 personas.  Al mismo tiempo  Equipos Mori presentó los resultados de una encuesta en la que se refleja que un 54 % de los uruguayos estarían a favor de votar a favor de la baja.

Lo absurdo

En nuestro país tan solo un 4,5 % de los delitos son cometidos por menores de edad, sin embargo, el dirigente político Pedro Bordaberry y la comisión Para vivir en paz, realiza campaña contando la cantidad de días que faltan para las elecciones nacionales y realización del plebiscito, “faltan 'x' días para volver a vivir en paz”. Qué ironía, cuesta creer que alguien pueda pensar que encarcelando a ese pequeño número de adolescentes se va  a terminar el problema de la inseguridad, y no solo eso, que alguien pueda dedicar tanto tiempo a promover esta propuesta y no lo dedique a buscar soluciones reales a un tema que no se ha podido solucionar en años de distintos gobiernos; porque entenderán que no es un tema fácil.

En los últimos días la campaña publicitaria de la comisión Para vivir en paz cambió su discurso y habla de votar “sí a la rehabilitación, no a la delincuencia”, pero releo el proyecto de ley que se propone y no encuentro la explicación de cómo se pretende rehabilitarlos, sabemos que la cárcel no es una institución de rehabilitación, y que actualmente existe un lugar que se encarga de los menores que comenten delitos, ¿por qué no proponer la mejora de esta institución?

Como si todo esto fuera poco, el Frente Amplio presentó una denuncia ante la Corte Electoral, ya que habrían visto la distribución  de papeletas falsas por el no a la baja en la ciudad de Pando, lo que en caso de ser depositada en el sobre de votación por parte del ciudadano estaría invalidando por completo su intención de voto. 

Otra ironía, un partido que va “por la positiva” apoya este plebiscito que otorgaría responsabilidad penal a los adolescentes pero que no está de acuerdo con la ley de Responsabilidad Penal Empresarial, para los casos de accidentes graves o muerte de los trabajadores.

Se habla de responsabilidad penal pero no se habla de derechos. Si pueden ser condenados y encarcelados por sus acciones delictivas, ¿por qué no pueden votar?, ¿por qué no pueden viajar solos sin un permiso de menor…? Es evidente que esta propuesta se cae por su propio peso y lejos de solucionar algo va a empeorar la cosa. ¿Pero somos los uruguayos conscientes de esta situación? ¿Comprendemos que somos parte de una sociedad y que los problemas sociales nos involucran a todos? Lo que pasa a nuestro alrededor no es un problema ajeno a nosotros y cuando se plantean estas propuestas y la posibilidad de decidir con el voto su futuro, sería bueno tenerlo en cuenta.



Escribe: Graciela Muniz

Anuncios

Anuncios