9 dic. 2014

Refugiados




Probablemente hoy serán dados de alta, luego de pasar por una revisión médica en el Hospital Militar, los seis expresos de Guantánamo que llegaron a nuestro país el domingo pasado.

Los exreclusos que llegaron son: Mohammed Tahamatan, palestino de 35 años; Abu Wael Dhiab, sirio de 43 años (quien tuvo mucha repercusión debido a la huelga de hambre por tiempo prolongado); Abd Hadi Faraj, sirio de 39 años; Ali al Shabaan, sirio de 32 años, Ahmed Adnan Ahjam, sirio de 36 años; y Abdul Bin Mohammed Abis Ourgy, tunecino de 49 años.  

Todos ellos fueron detenidos en Pakistán y permanecieron encarcelados en Guantánamo, sin juicio, desde el año 2002. Por ser considerados de baja peligrosidad fueron declarados como “liberables”, por lo que no implican un riesgo para la seguridad.

Este es el grupo más grande de presos que salieron de la cárcel desde el año 2009 y los primeros en ser reasentados en América del Sur.

El presidente, José Mujica, se refirió a la tradición de asilo que tiene Uruguay y manifestó que: “se ofreció hospitalidad para seres humanos que sufrían un atroz secuestro en Guantánamo”.

En nuestro país estos estarán en carácter de refugiados por lo que tendrán acceso a los servicios de salud y educación, entre otros. Tendrán a su disposición asistencia psicológica, psiquiátrica, un asistente social, un traductor, un profesor de español; así como también contarán con la posibilidad de ser insertados en el mercado laboral, y custodia. “El primer día que se quieran ir se podrán ir”, afirmó Mujica.

El proceso de reasentamiento de este grupo estará a cargo de del Servicio Ecuménico de Dignidad Humana (SEDHU), además de un seguimiento que será realizado por Amnistía Internacional y la Institución Nacional de Derechos Humanos.

Por su parte, Crysol, asociación de expresos políticos de Uruguay, manifestó su apoyo y bienvenida a los refugiados, a través de una carta abierta.


 Escribe: Graciela Muniz

Anuncios

Anuncios