28 may. 2015

Corrupción y fútbol

La justicia estadounidense imputó a nueve miembros de la FIFA y a cinco dirigentes de empresas de marketing deportivo, por la acusación de recibir millones de dólares en sobornos que implicaban otorgar sedes de torneos o derechos de televisación, lavado de dinero y obstrucción de la Justicia, entre otros casos; delitos por los que pueden pasar varios años en prisión. 

 Siete de estos imputados son altos dirigentes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y la Confederación del Fútbol del Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf), entre los que se encuentra el uruguayo Eugenio Figueredo, que fue presidente de la AUF (Asociación Uruguaya de Fútbol) entre los años 1997 al 2006. Los siete fueron detenidos ayer en Suiza. 

Por su parte, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, en las últimas horas será citado a declarar ante la policía y no puede salir de Suiza hasta que finalicen las investigaciones por corrupción. 

 La noticia conmocionó al mundo, en lo que respecta a Uruguay, en las redes sociales se comenzó hacer referencia a las declaraciones que realizó el expresidente José Mujica, luego la sanción aplicada a Luis Suárez en el mundial de Brasil 2014, además del cuestionamiento popular hacia la magnitud de dicha sanción. Incluso el abogado de la Mutual de Futbolistas de Uruguay, Ernesto Liotti, manifestó que, dados estos acontecimientos, se pedirá a la FIFPro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales) que interceda ante la FIFA por la suspensión realizada al futbolista.

Anuncios

Anuncios