21 nov. 2016

Desde la escritura

Ana Amorós publicará su nuevo libro La Luna en el espejo, charlamos con ella sobre este nuevo trabajo.


—¿Cuál es el tema o los temas centrales de su nuevo libro La Luna en el espejo?

Como lo dice muy bien el poeta y escritor Esmoris en el prólogo, mis textos no encajan en ningún rótulo cerrado y deciden ir y venir a bordo de una búsqueda constante, que se alimenta en mi  necesidad de escribir, otra forma –una más– de transitar hacia la libertad total.

Además de escritora, soy militante política y no puedo escapar a esa realidad.
El hambre, la miseria, la injusticia social, los sueños castrados y la búsqueda incesante de buscar las herramientas necesarias para la construcción de un mundo mejor, donde la voluntad política de los gobernantes esté al servicio del pueblo que los puso en ese lugar.



—Este libro tiene una presentación diferente a los anteriores ¿Cómo surgió la idea de un libro en espejo?
—Hace ya unos años editamos en el Taller “El Rincón” un libro colectivo en espejo, dado que muchos habían escrito poemas y otros tantos cuentos cortos. Esa experiencia realmente nos resultó muy práctica y novedosa. De ahí, que este año quise presentarles algo diferente, que espero les guste.

—¿Qué puede esperar el lector de La Luna en el espejo?
—Creo que puede buscarse a sí mismo en muchas de las prosas y también en algunos poemas. Todo ser humano necesita encontrarse, conocerse y aceptarse. Esperemos que esta luna que se mira en el espejo pueda permitir que cada uno se refleje a sí mismo.
—¿Qué elementos hacen diferente esta publicación a las anteriores?
—De pronto el haber sacado del baúl textos muy antiguos y queridos por mí y que de alguna forma quería darlos a conocer, por ejemplo, como un homenaje a una amiga muy pero muy querida. 
Todo lo que el exilio impidió que pudiese vivir con mi único hermano, al cual entiendo que dicha situación lo atrapó, no pudiendo volver al paisito y muriendo en el país que lo acogió con su familia: México.
Mis sentimientos volcados en una carta a mi padre enfermo...
El reencuentro con alguien que fue uno de los pilares de mi existencia luego de treinta y pico de años.
Y luego prosas muy reflexivas que fueron escritas en el taller, basándonos en un texto como disparador.
—Muchos de sus textos son autobiográficos, ¿qué otras temáticas le motivan a escribir?

Sin lugar a dudas, La Luna en el espejo es el más autobiográfico de todos mis libros, en el que más fácilmente se me  puede reconocer.

En estos nuevos textos, existe una forma de riesgo que entendí necesaria, la que se nutre del impulso contra todo lo establecido, contra todo lo indigno. Prestándole mi rebeldía a mis personajes o asumiéndola de una forma más directa en los textos de ficción biográfica, constituye un salto al vacío, otro ángulo de esa militancia, que como aclaré al principio no puedo ni deseo negar.

—¿Le gustaría explorar la escritura de otros géneros literarios?
—Sí, de hecho ya lo estoy intentando, me encantaría conseguir escribir una novela corta.
Me parece que me sentiría realizada, si logro hacerlo.
Se que no es una tarea fácil, que lleva mucho trabajo, mucha concentración para poder dejar que tus personajes cobre vida sin perder el hilo.
Es un nuevo desafío que necesito llevar a cabo.
No quiero terminar antes de agradecer una vez más a Nota al pie por el espacio generoso y cálido que siempre me brinda.
Esperando que esta Luna los alumbre a todos sus lectores.



10 oct. 2016

El arte de improvisar





“Prohibido guionar, gente improvisando” es un espectáculo de improvisación llevado a cabo por el grupo de actores Impro Beat que están realizando sus últimas tres funciones los próximos viernes 14, 21 y 28 de octubre a las 21.30 h en Arteatro, luego de varios meses consecutivos de presentaciones en este lugar.

Es un show diferente en el que cada función es única e irrepetible ya que nada está guionado, por lo que el público se sorprende en cada una.



Al llegar al lugar donde se desarolla la obra nos encontramos con papeles, lapiceras y un recipiente donde todo el que quiera puede escribir un “título” que luego será utilizado, a lo largo de la función, para desarrollar distintos juegos de improvisación que son guiados por un moderador (Herán Prieto), que interactúa constantemente con el público. Los actores (Maxi Friss, Joaquín Catelli, Federico Moreira y Javier Fernández), se introducen en el arte de improvisar proporcionando un espectáculo de mucho humor que nos mantiene atentos los 75 minutos de duración, y dejándonos la invitación a asistir a una próxima función, que sabemos será diferente y creativa.


7 jul. 2016

Potenciar lo femenino






El próximo sábado 30 de julio se desarrollará el taller “Despertando la fuerza femenina” a cargo de la Lic. en Psicología, Laura Cano y la Lic. en Musicoterapia, María De León, la actividad se desarrollará en Lagomar en el horario de 10 a 12.

Nota al pie charló con Laura Cano sobre cómo surgió la idea, por un lado las dos profesionales tienen en común la música y ambas se formaron en carreras que abordan lo terapéutico con la música y la gestalt terapia, y por otro, la iniciativa por parte de María De León pensando en la cuestión femenina. “El taller está enfocado en potenciar la voz femenina”, afirmó Laura, que además agregó: “La "voz" en cuanto a que dentro de esta actividad se incorpora la cuestión del canto, de la creación musical y algún sutil trabajo con el cuerpo, esto como resultado de un trabajo que estimule encontrar eso que necesitamos, eso que queremos fortalecer o eso que nos haría bien reconocer de nosotras.”

“La fuerza femenina aborda un montón de aspectos de nuestra vida que se manifiesta hasta en detalles impensados. Por otro lado, consideramos que el trabajo emocional es trascendente, por eso nos parece importante generar espacios de este tipo en donde se pueda honrar la fuerza femenina como una de las fuerzas de sostén de nuestra vida”, sostuvo.

El taller está dirigido a todas las mujeres, tendrá una duración aproximada de dos horas y tiene un costo de $ 800, los cupos son limitados por lo que deberán contactarse para reservar su lugar.

11 jun. 2016

Cambiemos la forma





Dibuja: Emilia Techera

Del  16 al 22 de mayo se realizó la Semana Mundial por el Parto Respetado. Este año el lema es “Mi cuerpo, mi decisión, mi bebé”. Desde hace once años mundialmente se realizan en el mes de mayo actividades por los derechos de las mujeres embarazadas y sus hijos que están naciendo. El fin es informar, a esta parte de la población y su familia, sobre la humanización del proceso gestacional en cuanto a sus derechos antes, durante y después del parto;  y la llegada de este nuevo ser. Además que la mujeres recuperen la conexión con el proceso de parto, con su cuerpo, sus emociones y sus sentires; la decisión de cómo, dónde, con quién parir y el apego inmediato de su bebé con la mamá.

A principios del siglo XX el parto inicia su proceso de institucionalización  con el fin de disminuir la mortalidad materno-neonatal. En este contexto se generó el concepto de que el embarazo es una enfermedad. De aquí en más un hecho natural y evento socio-cultural pasó a ser un acto clínico e institucional, donde las mujer perdieron protagonismo en un hecho trascendental de sus vidas. Después de   una reunión en el año 1985 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que: “el nacimiento no es una enfermedad”, lo cual es un marco legal internacional, procurando rescatar el papel activo que debe tomar la mujer  y su familia en el cuidado del embarazo y el recién nacido.

Solo en el 10 % de los embarazos puede  haber alguna dificultad, los avances tecnológicos y las intervenciones han llevado a que la mujer no pueda parir sin la ayuda de un equipo de salud y tecnología avanzada. Lo que ha generado cifras  que hoy superan el 50 % de cesáreas.

Algunos avances tecnológicos son positivos y en la actualidad se está trabajando para que haya un equilibrio y volver a instaurar al embarazo como un proceso natural. La OMS ha dictado una serie de recomendaciones que respaldan los derechos a la hora del parto:

Dibuja: Emilia Techera

- Ley 17.386: Ley de acompañamiento al parto y nacimiento. Toda gestante tendrá derecho a ser acompañada durante el trabajo de parto y parto (vaginal o cesárea). Tanto por el papá del bebé, familiar, amigo o su doula.

-Las mujeres que dan a luz en una institución deben conservar su derecho a decidir sobre vestimenta (la propia y la del bebé), comida, destino de la placenta y otras prácticas culturalmente importantes.

-La inducción y conducción del parto debe reservarse para indicaciones médicas específicas. Ninguna región debería tener más de un 10 % de inducciones.

-No está indicado rasurar el vello púbico o administrar un enema antes del parto.

Dibuja: Emilia Techera

-Debe recomendarse caminar durante la dilatación, y cada mujer debe decidir libremente qué posición adoptar durante el expulsivo.

-No se recomienda colocar a la embarazada en posición dorsal de litotomía durante la dilatación y el expulsivo.

-Se recomienda controlar la frecuencia cardíaca fetal por auscultación durante la primera fase del parto, y con mayor frecuencia durante el expulsivo. No existe evidencia de que la monitorización fetal rutinaria tenga un efecto positivo sobre el resultado del embarazo, pero sí que es la responsable del aumento de cesáreas. La monitorización fetal electrónica solo debe efectuarse en casos cuidadosamente seleccionados por su alto riesgo de mortalidad perinatal, y en los partos inducidos.

-No está justificada la rotura precoz artificial de membranas como procedimiento de rutina.

-Debe protegerse el perineo siempre que sea posible. No está justificado el uso sistemático de la episiotomía.

-Debe evitarse la administración rutinaria de analgésicos o anestésicos (salvo que se necesiten específicamente para corregir o prevenir alguna complicación).

-Algunos de los países con una menor mortalidad perinatal en el mundo tienen menos de un 10 % de cesáreas. No hay  justificación para que haya más de un 10-15 %. No hay pruebas de que después de una cesárea previa sea necesaria una nueva cesárea. Después de una cesárea debe recomendarse normalmente un parto vaginal, siempre que sea posible una intervención quirúrgica de emergencia.

-La ligadura de las trompas de Falopio no es una indicación de cesárea. Existen métodos más sencillos y seguros de esterilización tubárica.

-No separar al recién nacido de su madre, ya que hacerlo conlleva perjuicios para la salud física, emocional y mental del bebé  y de la madre; además no aporta ningún beneficio.

-No cortar el cordón umbilical hasta que deje de latir. La placenta sigue enviando sangre, rica en oxígeno, al bebé, además de otros nutrientes, facilitándole el inicio de la respiración pulmonar.

-Que el bebé sea puesto inmediatamente en contacto piel con piel con su madre  y permanezca así durante horas, sin interrupción. Esta simple rutina de contacto piel con piel, regula el ritmo cardíaco, la temperatura, la glucosa en sangre y el sistema inmunitario del bebé.   La separación provoca que el recién nacido se sienta desamparado y sufra estrés. Las exploraciones pediátricas necesarias tras el nacimiento pueden hacerse sobre el pecho de la madre, mientras se inicia la lactancia. Siempre que el apgar del bebé lo permita.

Dibuja: Emilia Techera

-Facilitar el inicio temprano de la lactancia materna. Debe proporcionarse a la madre la intimidad necesaria para que el bebé tome el pecho en las primeras dos horas de vida por sí mismo. El  cuerpo de la madre proporciona todo el calor que el bebé necesita, además de numerosos beneficios.

-Promover el alojamiento conjunto durante la estancia en el hospital.

“Para cambiar el mundo hay que cambiar la forma de nacer” Michel Odent


Escribe: Bárbara Retamar

 

Anuncios

Anuncios