4 dic. 2017

Derribar barreras

“(…) tenemos el deber moral de eliminar los obstáculos a la participación y de invertir fondos y conocimientos suficientes para liberar el inmenso potencial de las personas con discapacidad. Los gobiernos del mundo no pueden seguir pasando por alto a los cientos de millones de personas con discapacidad a quienes se les niega el acceso a la salud, la rehabilitación, el apoyo, la educación y el empleo, y a los que nunca se les ofrece la oportunidad de brillar” (Stephen W. Hawkig en el Prólogo del Informe mundial sobre la discapacidad).

Según el Informe mundial sobre la discapacidad aproximadamente un 15 % de la población mundial vive algún tipo de discapacidad, una cifra que superior a estimaciones previas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1970 el porcentaje estimado era del 10 %. Por lo que se estima que en los próximos años la discapacidad será motivo de mayor preocupación, esto podría deberse al envejecimiento de la población, sector que tiene un mayor riesgo de discapacidad (los adultos mayores), así como al aumento a nivel mundial de enfermedades crónicas: diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer y trastornos de la salud mental.

“La discapacidad forma parte de la condición humana: casi todas las personas sufrirán algún tipo de discapacidad transitoria o permanente en algún momento de su vida.”

En lo que respecta a las poblaciones vulnerables la discapacidad afecta de forma desproporcionada; según el informe la discapacidad es mayor en los países de ingresos bajos que en los de ingresos elevados, los ancianos y mujeres también presentan una mayor prevalencia a la discapacidad, además de las personas con pocos ingresos, sin trabajo o con poca formación académica. “(…) los niños de las familias más pobres y los que pertenecen a grupos étnicos minoritarios presentan un riesgo significativamente mayor de discapacidad que los demás niños.”

Las políticas y normas que se han aplicado y se aplican no resultan suficientes ya que no siempre son tomadas en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad o no se hace cumplir con la reglamentación de forma adecuada. Por otra parte, las actitudes negativas debido a creencias y prejuicios representan obstáculos para la educación, el empleo, la salud y la participación e inclusión social. Debemos considerar que las personas con discapacidad son más vulnerables a las deficiencias que presentan los servicios y su prestación, por ejemplo de salud.

En lo que refiere a recursos, estos no siempre son suficientes. Por otra parte, la falta de accesibilidad es un tema frecuente, muchos edificios, incluso públicos, sistemas de transporte y de información no son accesibles para toda la población: “La falta de acceso al transporte es un motivo habitual que desalienta a las personas con discapacidad a buscar trabajo o que les impide acceder a la atención de salud”.

Muy poca información se encuentra en formatos accesibles por lo que no se satisfacen muchas necesidades de comunicación, por ejemplo las personas sordas frecuentemente tienen problemas para acceder a un servicio de interpretación de señas.

Otro factor es la falta de consulta y participación ya que muchas personas están excluidas de la toma de decisiones en temas que refieren específicamente a su vida.





Salud

“Abordar los obstáculos a la atención de salud Lograr que todos los niveles de los sistemas de salud existentes sean más inclusivos y que los programas de salud pública sean accesibles a las personas con discapacidad permitirá reducir las desigualdades y las necesidades no satisfechas en la esfera de la salud.”

Educación

“Abordar los obstáculos a la educación La incorporación de los niños con discapacidad en las escuelas convencionales promueve la terminación universal de la educación primaria, es rentable y contribuye a la eliminación de la discriminación. Incorporar a los niños con discapacidad en el sistema educativo exige cambios en el propio sistema y en las escuelas. El éxito de los sistemas educativos inclusivos depende en gran medida del compromiso del país para adoptar una legislación apropiada, proporcionar una orientación normativa clara, elaborar un plan de acción nacional, establecer infraestructuras y crear capacidad de ejecución y asegurar una financiación a largo plazo. Lograr que los niños con discapacidad puedan tener el mismo nivel educativo que sus homólogos no discapacitados requiere a menudo un incremento de la financiación. Crear un entorno de aprendizaje inclusivo ayudará a todos los niños a aprender y realizar su potencial. Los sistemas educativos tienen que adoptar planteamientos más centrados en el alumno, con cambios en los planes de estudio, métodos y materiales de enseñanza y sistemas de evaluación y examen.”

Trabajo

“Para las personas que desarrollan una discapacidad mientras están empleadas, los programas de gestión de la discapacidad -tratamiento de casos, educación de supervisores, adaptación del lugar de trabajo, reincorporación rápida al trabajo con apoyos apropiados- han mejorado las tasas de reintegración al mundo laboral. Para algunas personas con discapacidad, incluidas las que presentan dificultades significativas de funcionamiento, los programas de empleo con apoyo pueden facilitar el desarrollo de aptitudes y las oportunidades de empleo. Estos programas pueden incluir adiestramiento para el empleo, formación laboral especializada, supervisión adaptada individualmente, transporte y tecnologías auxiliares. Donde predomina la economía informal, es importante promover el empleo de las personas con discapacidad por cuenta propia y facilitar el acceso a microcréditos a través de una mayor divulgación, mejorando el acceso a la información accesible y estableciendo unas condiciones crediticias personalizadas. Los programas convencionales de protección social deberían incluir a las personas con discapacidad, al tiempo que promueven su reincorporación al mundo laboral. Entre las posibles opciones de políticas figuran separar el componente de subsidio de apoyo del componente destinado a compensar los costos adicionales que deben asumir las personas con discapacidad (como el costo de desplazarse hasta el trabajo o el costo de equipo), utilizando prestaciones de duración limitada y asegurando que merezca la pena trabajar.”




A derribar barreras. A concretar derechos

El pasado 1. ° de diciembre se llevó a cabo la 6. a Marcha por la accesibilidad e inclusión bajo el lema “A derribar barreras. A concretar derechos”. La coordinadora de organizaciones sociales que planifica la marcha, Fiorella Buzeta, manifestó que es necesario derribar prejuicios y mitos que hay en torno a la discapacidad así como resaltó que todavía hay mucho por hacer a nivel institucional, refiriéndose a que existen muchas leyes pero no se terminan de aplicar, así como recomendaciones internacionales que nuestro país y que tampoco se aplican, afirmando que para que esto pase “debe haber voluntad política”.


Mientras tanto en el Parlamento

El Senado sigue discutiendo el proyecto de ley de empleo para personas con discapacidad en el sector privado.

Desde la comisión de Discapacidad del PIT-CNT está realizando la campaña de recolección de firmas “Yo apoyo, yo firmo” con la intención que este proyecto sea aprobado.

Escribe: Graciela Muniz

Anuncios

Anuncios