18 mar. 2018

Lutadora


Conmoción en Brasil, en la región y en el mundo

www.mariellefranco.com.br
El pasado 14 de marzo Marielle Franco, edila del Partido Socialismo y Libertad de Brasil, recibió cuatro disparos en la cabeza. El hecho refleja un crimen político efectuado contra una de las principales figuras de la nueva izquierda brasileña en un momento muy particular de Río de Janeiro. La munición que causó su muerte tiene origen policial, estas balas ya habían aparecido en otro episodio de violencia en 2015 en San Pablo, donde se asesinaron 17 personas por las que fueron condenados tres policías militares y un guardia civil. El crimen habría sido cometido por un profesional.

Marielle era una mujer, negra y de favela, nació en Maré, uno de los mayores conjuntos de favelas de Río, fue ahí donde vivió, presenció y experimentó constantes violaciones a los derechos humanos; probablemente esto es una de las razones que la llevaron a luchar por los derechos humanos, los derechos de las mujeres, el combate al racismo y la desmilitarización de la policía. Fue estudiante de posgrado, luchó por la educación pública de calidad y por la democratización de la universidad.

 En el 2016 fue elegida concejala en Río de Janeiro con más de 46.000 votos, siendo la quinta candidata más votada. Su visibilidad pública era cada vez más creciente, se había transformado en una de las voces más activas en lo que refiere a la intervención militar federal en Río.




En el 2017 en Brasil:

4473 homicidios dolosos de mujeres;

Los jóvenes negros y con baja escolaridad son principales víctimas de muertes violentas;

De cada 100 personas asesinadas, 72 son mujeres negras;

Amnistía Internacional (2017-2018), denunció el incremento de los excesos policiales, de la violencia y de los homicidios, así como el ascenso de asesinatos de defensores de los derechos humanos.


Escribe: Graciela Muniz


Anuncios

Anuncios